Los tambores


Sabias que…?

Los tambores, junto con otros instrumentos de percusión, fueron posiblemente de los primeros instrumentos musicales utilizados por el ser humano.
Los primeros tambores fechan del período neolítico. Consistían en un pedazo del tronco hueco (perforado). Estos troncos fueron cubiertos en los bordes con las pieles de reptiles o del cuero de pescados y eran  percutidos con las manos. Más adelante, fue comenzando a utilizarse las primeras pieles más resistentes. El tambor con dos pieles vino más adelante, así como la variedad de tamaños, materiales y dimensiones. Muchos métodos habían sido utilizados para fijar las pieles. Los tambores europeos más modernos tenían generalmente la piel enparchada por la presión de dos aros, de el que esta contra el otro y de la piel por la madera.

En diferentes regiones del mundo, el tambor poseía y posee en la actualidad infinidad de aplicaciones, como instrumento rítmico por excelencia, para comunicación en grandes distancias,  participación en desfiles ceremoniales o procesionales así como de utilización pagana durante la semana de pasión de cristo, o en rituales sagrados asociado a lo ceremonial, sacro o simbólico, de variada índole, de acuerdo a la creencia generalizada de su poderes mágicos, asociándolo a la voz sagrada de los dioses, a la palpitación de la tierra, a los mitos de fecundidad, etc.

http://www.facebook.com/fran.silva

El origen del término castellano “tambor” procede del persa tabir, sufriendo modificaciones del árabe, llamándose Tabl, Tbal, Tbel, introduciéndose en España con el nombre de Tabal. Según la definición de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) la palabra “tambor”, quizá del ár. hisp. tabbul, hipocorístico del tabál se define como instrumento musical de percusión de madera o metal de forma cilíndrica y hueco, cubierto por sus dos bases con piel estirada, que se toca con dos baquetas.

Fotografía: Óscar Puigdevall

Otras formas antiguas castellanas son las de atambor y atamor, cuya primera documentación se localiza en el poema del Mío Cid (S.XII):
“Que priesa va en los moros! E tornáronse a armar,
ante roído de Atahores la tierra querié quebrar…”

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *